miércoles, 11 de noviembre de 2015

Paréntesis.

Quisiera escribir pero siento muy pocas ganas de hacerlo, sin embargo aquí estoy pero la verdad no sé como me salga esto porque mi mente se siente algo atrofiada. 
Te cuento que todo marcha mal,  no sé si tú que estás leyendo esto me conoces si es así deberíamos salir  y hablar de la mierda que hemos tenido que pasar porque si estás aquí leyéndome debes estar igual o peor que desesperado/a o tal vez no, tal vez viniste acá por casualidad y no me conoces, en fin...si es que alguien lee todo esto.
Estoy escuchando la canción "Nuestra aflicción" de esa banda que es mi favorita y creo que lo será por siempre, de hecho este año tuve la oportunidad de conocerlos y sinceramente siento que esa ha sido la única cosa buena que ha sucedido durante estos meses, esa y el  concierto de lol.  Te cuento que hay noches en que no duermo nada, lo único que hago es recordar y recordar, por eso esa canción que mencioné allí arriba me gusta mucho, porque la escuché en esa época del 2010 donde me sentía la reina del mundo, donde todo esto de ahora parecía tan lejano y donde la vida no dejaba de sonreírme. Pero ahora la vida no deja ni siquiera levantarme, caída tras caída... sin rodilleras, sin casco y solo con una caja de curitas para tantos raspones.  ¿Sabes?   yo hago todo lo posible para seguir adelante, lo estoy intentado con todas las fuerzas de mi alma pero ¡carajo! cada vez que avanzo dos pasos la vida me empuja haciéndome retroceder tres. ¿Qué karma estoy pagando? es lo que me pregunto día tras día aun con la esperanza de que todo cambiará, de que la vida se canse de patearme y decida dejarme avanzar. 
En fin... ahí voy, ahí sigo, sin rodilleras ni casco pero al menos con voluntad.