martes, 29 de septiembre de 2015

Sin esperanzas.

Quiero encontrar una luz que me guíe en medio de tanta oscuridad porque creo que no puedo soportarlo más, creo que voy a estallar y mis pedazos cortarán las pocas esperanzas que flotan en el aire. Lo único feliz que me queda son los recuerdos, a ellos los acaricio, los beso y los protejo con mi alma destrozada y es que ya no queda nada que pueda salvar, las sombras se esconden en las pupilas de mis ojos y en la comisura de mis labios, la tierra de mis sueños está devastada  y el jardín de las oportunidades está podrido.

Grito con todas mis ganas pero nadie escucha, hago señales de humo pero todo es niebla gris. Los pájaros están mudos, el sol se congeló  como se congeló mi corazón. Mi piel está fría y mi voz  está demasiado aguda.  No encuentro salida, no hay escapatoria, estoy perdida y sinceramente siento que nadie me va a encontrar.