domingo, 30 de agosto de 2015

¡Cállate!

Yo sé lo que es eso, yo lo he vivido, yo lo vivo cada día de esta vida tan injusta. Yo he llorado mares como tú, yo lloro océanos como cualquier otro que dices conocer. Yo he sonreído estando vacía y he dormido noches seguidas, así que no me digas que no sé lo que es eso porque probablemente seas tú quien no sepa como es seguir adelante con un dolor insoportable. Tú no sabes nada, nadie sabe nada aparte de mi nombre y de mi edad. ¡Cállate! porque he tenido que soportar cosas que a otros le hubiera robado la cordura, ¡Cállate maldita sea! tú no sabes un carajo por lo que yo estoy pasando, no sabes como es vivir una vida tan llena de nada, no sabes mis batallas perdidas y las que me obligaron a rendirme sin antes empezar. Tú no sabes absolutamente nada de mí y a mí no me importa que lo sepas, así que trágate esas palabras porque he pasado por tanta mierda que estoy segura tú no hubieras soportado. ¡Silencio por favor! no digas más  y regresa con tu montón de gente que dices conocer pero a mí no me jodas más. Vete a donde sea que te plazca y no me digas que sabes por lo que estoy pasando, deja de decirme que has estado en mis zapatos, porque para empezar alguien tendría que robártelos, tendría que golpearte por completo  y tú tendrías que empezar  a caminar descalzo.